18 oct. 2009

1.3HEMISFERIOS CEREBRALES

Los cuatro cerebros


El cerebro es el órgano central de las percepciones sensoriales, del pensamiento y de todos los contenidos de la consciencia.
Poco más adelante los neurólogos de vanguardia- James Papez, Paul Mc Lean y otros- describieron la configuración del cerebro en términos de “capas de cebolla”, producto de las sucesivas evoluciones. Así que existen tres estratos de adentro hacia fuera las cuales son:


Ø Cerebro de reptil (tallo cerebral): Se comparte con los cocodrilos, las tortugas y los reptiles, tanto prehistóricos como actuales. Es un dinamismo para la acción física: adelantar, retroceder, abrirse, cerrarse, esquivar, etc.; en suma, las reacciones motoras.

Ø Cerebro de mamífero (sistema límbico): Se comparte con animales como elefantes, leones, perros, tigres, ratones. Su función es controlar las emociones: simpatías, antipatías, miedos, alegrías, enojos.

Ø Cerebro humano (neocortex): Propio del hombre, aunque hay indicios de él en gatos, chimpancés, delfines; desempeña las funciones superiores: pensar, deliberar, diseñar proyectos, amar, tomar decisiones.


Todo esto equivale a decir que el ser humano tiene tres cerebros en uno, pero tres que forman uno, ya que por medio de abundantes conexiones neuronales trabajan en conjunto. Por supuesto, en ocasiones estas intercomunicaciones fallan y por eso la vida del hombre dista mucho de ser un oasis de armonía.

Dos hemisferios Cerebrales

Por la década de 1970-1980 los científicos tomaron consciencia de que el tercer cerebro está formado en realidad por dos cerebros: en efecto, el neocortex consta de dos hemisferios (el derecho y el izquierdo) que no son totalmente simétricos. Ambos están unidos por un denso haz de fibras nerviosas llamado corpus callosum. De este modo el cerebro triple se ha convertido en cuádruple.

Ahora se sabe con claridad que el cerebro procesa en dos formas: una lineal, secuencial y otra global, lo cual da la clave para explicar las corazonadas, los fenómenos místicos, las curas espirituales, los fenómenos parapsicológicos.
El cerebro es que distingue entre fantasía y realidad. Esto se observa fácilmente en el caso de las fobias.


Actualmente se usan diversos recursos para estimular el hemisferio derecho: la visualización, las fantasías dirigidas, la representación de papeles (role-playing), la expresión corporal, etc.

Procesamiento de la información

El cerebro humano consta de dos hemisferios, unidos por el cuerpo calloso, cada uno percibe su propia realidad; o quizás se debería decir que percibe la realidad a su manera. Ambos utilizan modos de cognición de alto nivel.
Ningún hemisferio es más importante que el otro. Para poder realizar cualquier tarea se necesita usar los dos hemisferios, especialmente si es una tarea complicada. Lo que se busca siempre es el equilibrio.


El hemisferio izquierdo procesa la información analítica y secuencialmente, paso a paso, de forma lógica y lineal, analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo, Planea procedimientos paso a paso, verbaliza, piensa en palabras y en números, es decir contiene la capacidad para las matemáticas para leer y escribir

La percepción y la generación verbales dependen del conocimiento del orden o secuencia en el que se producen los sonidos. Conoce el tiempo y su transcurso, se guía por la lógica lincal y binaria (si – no, arriba – abajo, antes – después, mas – menos, 1, 2, 3,4 etc.) este hemisferio emplea un estilo de pensamiento convergente, obteniendo nueva información al usar datos ya disponibles, formando nuevas ideas o datos convencionalmente aceptables.

El hemisferio derecho por otra parte parece especializado en la percepción global sintetizando la información que le llega. Con el se ven las cosas en el espacio, y como se combinan las partes para formar un todo, gracias al hemisferio derecho se entienden las metáforas, se sueña, se crean nuevas ideas.

Es el experto en el proceso simultáneo o de proceso en paralelo.
Este hemisferio se interesa por las relaciones y emplea un estilo de pensamiento divergente, creando una variedad y cantidad de ideas nuevas, más allá de los patrones convencionales. Aprende del todo a la parte. Para entender las partes necesita partir de la imagen global. No analiza la información, la sintetiza, es relacional, no le preocupan las partes en si sino saber como encajan y se relacionan unas partes con otras.