3 dic. 2009

Accidente inverso

Ocurre cuando consideramos como verdadero en general algo que sólo es verdad en ciertos casos particulares. Caen en esta falacia cierto tipo de razonamientos inductivos. Los razonamientos inductivos siempre pueden fallar al pasar de la verdad de las premisas a la verdad de la conclusión. Sin embargo una buen inferencia inductiva puede hacernos pensar que una determinada conclusión posiblemente sea cierta.

Esto ocurre generalmente cuando ciertas afirmaciones son válidas solo para ciertos grupos y con éste motivo se tratan de hacer generalizaciones sobre un colectivo más amplio. Del echo de que muchos adolescentes consuman alcohol en exceso no se deduce que todos los adolescentes consumen alcohol en exceso. Tampoco del hecho de que todos los seres humanos sean mortales puede deducirse que todos los mortales son seres humanos.

Por otra parte, también se incurriría en esta falacia cuando se aplica una excepción cuando se debería considerar la regla general, es decir, cuando se toma hace de una excepción una regla general, confundiendo una regla general con una regla absoluta. Una regla absoluta vale para todo individuo en toda ocasión, una regla genral vale para todo individuo, pero solo en circunstancias "normales". Por ejemplo incurriría en esta falacia quien afirmase que "Todos tenemos derecho a hacer el parcial fuera de fecha porque a ella se lo dejaron hacer porque la atropelló un auto".

Muchas veces la generalización es demasiado apresurada debido a una muestra muy pequeña usada como base de la generalización. Muchas veces este error ocurre al usarse analogías están incorrectamente construidas, de manera que alguno de los componentes tiene componentes que harían improcedente la asimilación. Es decir, no se apoya en una semejanza relevante o se olvidan diferencias que impiden la conclusión.
Por ejemplo cuando a partir de una cierta experiencia política se afirma: "Los gobiernos son como violines, se toman con la izquierda y se tocan con la derecha".