3 dic. 2009

Argumento por la ignorancia

Esta falacia ocurre cuando la única razón que se da para afirmar algo es que no hay todavía, o incluso porque es imposible establecer, una prueba en contrario.
Por ejemplo caería en esta falacia quien pretendiera que Dios no existe porque no hay aún prueba en contrario, o quien afirmara que Dios existe porque tampoco hay todavía prueba en contrario.
Otro ejemplo: "Gané el premio porque hice control mental para atraer cosas positivas en mi vida".

Algunas veces ocurre que se pretende probar algo citando como razón a favor nada más que el echo de que eso ha ocurrido y se hace imposible demostrar que no ocurrió por esas causas: "Vos fuiste a la biblioteca para encontrarte con Ana, a mi no me engañás".