1 dic. 2009

LOGICA INFORMAL

Dentro de la Lógica informal incluimos tres aspectos:


a) En primer lugar, el estudio de las falacias nos lleva de lleno al Pensamiento Crítico y las aplicaciones cotidianas del análisis. El estudio de los argumentos bajo la perspectiva del estudio del razonamiento correcto, ofrece criterios para establecer los buenos argumentos, y tratar a las falacias como argumentos que no cumplen con tales criterios.

b) En segundo lugar, la Lógica informal analiza aspectos retóricos de la argumentación, añadiendo a las nociones lógicas de corrección y validez, el interés por la persuasión y, con ello, la categoría de argumento efectivo, involucrado las nociones de performance y efectividad. Dentro de esta perspectiva veremos que un argumento FORMALMENTE CORRECTO es una excelente forma de persuasión.

c) Por último, la Lógica informal considera a la argumentación – desde la perspectiva de la teoría de la comunicación – como una forma de intercambio dialógico que lleva a resolver desacuerdos siguiendo reglas normativas implícitas, estableciendo claramente las aplicaciones prácticas, metodológicas y analíticas que posibilitan el examen de alternativas y la evaluación de posiciones.
Breve nota sobre el origen de la Lógica Informal:


A mediados de los años 70 surge el movimiento del pensamiento crítico ("Critical Thinking") como una respuesta a una cierta insatisfacción con los cursos tradicionales de lógica formal. Este movimiento estudia cuestiones teóricas y prácticas que surgen del análisis de los razonamientos cotidianos de la gente, usando las expresiones de lógica práctica, lógica aplicada y sobre todo, "lógica informal". Desde esta perspectiva, encontramos distintos enfoques. Algunos autores se concentran en la retórica y en los valores que subyacen la comunicación social. Otros se concentran en reglas descriptivas y normativas de la conducta argumental o incluso en el intento de convertir la argumentación en algo más "racional".

En 1957 Crawshay-Williams publica un libro sobre la Estructura de la Controversia en el que se añade a la noción objetiva clásica de argumento (analítico, dialéctico, retórico) una noción inter-subjetiva. Si la evaluación de un argumento se basara en hechos objetivos entonces no habría controversias. Para lograr acuerdos intersubjetivos el grupo de participantes debe compartir criterios y el modo de resolver una controversia es explicitar estos criterios.


En 1958 Toulmin publica The Uses of Argument donde ataca de lleno a la lógica formal. Ese mismo año L. Olbrechts-Tyteka y Chaim Perelman publican The New Rhetoric donde intentan combinar retórica y dialéctica para investigar el pensamiento no-analítico. En un análisis descriptivo de la argumentación, presenta sus usos como técnicas dialógicas en los que se busca la adhesión del auditorio. La validez (solidez) del argumento dependerá completamente de la reacción del auditorio, por lo que el argumentador debe usar técnicas adecuadas al marco de referencia del auditorio.

Así, la argumentación se entiende como una interacción social con pautas precisas de conducta: presentar una postura, justificar y concluir.